Descanso en Cristo

El vuelo había resultado tranquilo hasta el momento en que el capitán anunció, desde la cabina de mando, que el avión tendría que atravesar una gran tormenta. “Por favor, ajústense los cinturones de seguridad. Prepárense para una buena sacudida”, dijo la voz desde la cabina al finalizar el anuncio.